El proceso de mecanizado

El mecanizado es un proceso de manufactura que comprende un conjunto de operaciones de conformación de piezas mediante la eliminación de material, ya sea por abrasión o arranque de viruta. Aunque en algunas zonas de Sudamérica se utiliza el término maquinado, es preferible no utilizarlo por el doble sentido del término.

Se realiza a partir de productos semielaborados como lingotes, tochos u otras piezas ya formadas gracias al moldeo o la forja. Los productos obtenidos mediante el mecanizado pueden ser finales o semielaborados que requieran transformaciones posteriores.

Mecanizado sin arranque de viruta

Excepto las fundidas, todas las piezas metálicas han estado sometidas al menos a una operación de conformado de metales, y con frecuencia a varias. Por ejemplo, el acero que se utiliza en la fabricación de tubos para la construcción de sillas se forja, se lamina en caliente, luego en frío hasta transformarlo en chapa, se corta en tiras, se le da en frío la forma tubular y luego se maquina en soldadura.

Mecanizado por abrasión

La abrasión es la eliminación de material desgastando la pieza en pequeñas cantidades, desprendiendo partículas de material incandescente. Este mecanizado se realiza por la acción de una herramienta conocida como muela abrasiva, formada por partículas de material abrasivo muy duro unidas por un aglutinante. Esta forma de eliminar material rayando la superficie de la pieza, necesita menos fuerza de presión, lo que permite que se puedan dar pasadas de mucho menor espesor. Tanto el acabado superficial como la precisión obtenida son de primer orden, pero los tiempos de producción son muy prolongados.

Arranque de viruta

El material es arrancado o cortado con una herramienta dando lugar a un desperdicio o viruta. La herramienta consta, generalmente, de uno o varios filos o cuchillas que separan la viruta de la pieza en cada pasada. En este tipo de maquinado se dan procesos de desbaste (la eliminación de mucho material con poca precisión) y el acabado (eliminación de poco material con precisiones nanométricas). Sin embargo, no se puede eliminar todo el material que se quiera ya que llega un momento en el que el esfuerzo para apretar la herramienta contra la pieza es tan liviano que la herramienta no penetra y no se llega a extraer viruta.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?